Cómo ahorrar y no morir en el intento

Ahorrar es una tarea fácil de decir pero difícil de hacer. Todos saben que aprender a ahorrar y llegar a hacerlo es una actitud inteligente a largo plazo, pero de todas formas muchos tienen dificultad para lograrlo. Ahorrar no se trata únicamente de gastar menos dinero, aunque hacer esto ya de por sí también puede ser un reto.

Si eres de esos que gana dinero y también gasta pero se pregunta a final de mes o incluso antes, a dónde han ido a parar sus ingresos, estas estrategias son para ti.

cerdito hucha

Ahorrar dinero no es tan complicado como parece, pero antes de recortar tus gastos, necesitas saber exactamente en qué se te va el dinero.

Una manera de averiguarlo es anotando durante un mes tus gastos diarios, semanales y mensuales. En el teléfono celular o en una libreta. Una vez que aprendas a reconocer en qué gastas tu dinero, podrás decidir qué cosas son realmente necesarias y de cuáles podrías prescindir.

La mayoría de las personas suelen terminar sorprendidas luego de este fundamental paso, pues es esencial para darse cuenta que lo que parecen gastos tontos como el café de las tardes, el jugo de cartón con el que acompañan el almuerzo, las “inofensivas” cajas de chicles o caramelos que compran en el mercado o el agua mineral embotellada que compran camino al trabajo, pueden llegar a sumar una cantidad considerable de dinero que pudo haber sido ahorrado con un poco de planificación.

Al comenzar, quizás sean medidas que parecen drásticas, pero luego, llegamos a darnos cuenta que dejar de comprar la caja de caramelos, llevar el café en un termo al trabajo o cargar una botella de agua de nuestra casa, son sólo pasos fáciles de realizar que constituyen un gran cambio en nuestro bolsillo.

Elimina los lujos de tu presupuesto. Para quien está acostumbrado a despilfarrar, este paso a simple vista puede parecer una tortura, pero es prudente comenzar en este punto. El portal ElConfidencial.com dice que “muchas veces nos compramos cosas por darnos un capricho bajo el lema “para algo estoy trabajando”. El consumismo impulsivo es el peor enemigo del ahorro y puede alterar tu presupuesto sin que te des cuenta. Si no te hace falta inmediatamente, espera a final de mes e invierte parte de tus ahorros. Consejo: deja la tarjeta de crédito a buen recaudo. Está para lo que está.

ahorro

Abre una cuenta de ahorros que no puedas tocar. Ahorra para gastos más grandes, como el la compra de una casa o un auto. Estas cuentas bancarias no suponen ningún riesgo y ofrecen una tasa de interés más alta que las cuentas de ahorros normales, pero el dinero debe permanecer en el certificado de depósito durante un periodo de tiempo determinado (si lo sacas antes de tiempo, has de pagar una penalización). De esa forma, no puedes tocarlo cuando te entra la tentación de comprarte algo que no necesitas de verdad.

Diviértete de forma económica o gratuita. No necesariamente tienes que dejar de divertirte si quieres ahorrar. Disfruta de actividades económicas con tus amigos como una caminata, jugar un juego de mesa, ir al cine, recorrer partes de tu ciudad a las que nunca hayas ido o practicar algún deporte.

Evita adicciones costosas. Los malos hábitos pueden poner en peligro las ganas de querer ahorrar dinero. En la mayoría de los casos, pueden desviarnos de los objetivos que queremos alcanzar y convertirse en adicciones serias y difíciles de superar. Evita fumar, ingerir bebidas alcohólicas en exceso o probar sustancias adictivas.

 

Ahorrador
Ahorrador

@ahorrocomun

Te ayudamos a ahorrar para que tu economia personal vaya mejor
2ª Edición de la #TMW2017 #Valencia Mayo 2017 / 6 días intensivos #Trading y #Finanzas Personales / Vive más y mejor https://t.co/v21ckhQm7o - 3 semanas ago
Ahorrador